‘NHL 15’ Review
Como primera entrada de la serie en la nueva generación, ‘NHL 15’ abre un nuevo camino – y las esperanzas de los fans más acérrimos junto con él.

A pesar de ser considerados como algunos de los títulos de juego más fiables y formulistas -o quizás, a causa de ello-, los simuladores deportivos anuales suelen ser criticados por cobrar el precio completo por poco más que una actualización de la plantilla. Pero hasta la fecha, la serie NHL se ha librado de esas críticas, ofreciendo tanto mejoras incrementales como mecánicas revisadas cada año. Pero esa no es toda la historia.

La desventaja de los títulos deportivos anuales es la necesidad de enviar un juego, sin falta, en el estado en que se encuentre cuando llegue el día de su lanzamiento. El rumor entre los aficionados comenzó el año pasado cuando EA Sports anunció que ; NHL 14 no llegaría a la next-gen, pero pronto se silenció cuando el juego ofreció la experiencia más redonda y refinada hasta la fecha. Ese paso a la next-gen ha llegado por fin con ; NHL 15 , y una cosa está clara: el calendario de lanzamientos anuales ha dejado por fin su huella en la serie de simulación de hockey de EA’.

VÍDEO GAMERANTE DEL DÍA

No nos atreveremos a afirmar que sólo la necesidad de lanzar NHL 15 en la fecha fijada ha tenido un impacto negativo en el lanzamiento, ya que no se puede subestimar la carga de trabajo añadida que supone construir el juego en el nuevo motor de física Ignite de EA (y que también es responsable de la mejora de los efectos visuales y la reactividad del juego). Pero fue el pasado de EA Canada’s ; títulos de la NHL lo que les valió el beneficio de la duda el año pasado, con muchos fans confiando en que cuando el equipo llegó a la next-gen, querían el tiempo para hacerlo bien.

Esas palabras se han vuelto a repetir, ya que la abrumadora falta de características en la next-gen ; NHL 15 hace que sea realmente difícil de creer que ; esta entrada se lanzó ; después de ;el año pasado’s. Aunque el juego también tiene sus puntos fuertes, las marcadas diferencias en la experiencia general comenzarán a surgir inmediatamente, una vez que los jugadores se propongan hacer algo más que jugar una partida rápida de scrimmage (como la que los nuevos jugadores se ven empujados a hacer cuando el disco gira por primera vez). Es bueno -y a estas alturas, esperable- que la propia jugabilidad haga que el juego merezca la pena para aquellos que sólo buscan una dosis de hockey de nueva generación.

Al final, la jugabilidad en el hielo no es el problema, pero tampoco es el problema real. Ya hemos explicado ampliamente que el hardware de nueva generación ha dado al juego un notable impulso, y se agradecen los pequeños retoques en la física del disco, del jugador y del portero. Pero es difícil discutir con los que afirman que sigue siendo fundamentalmente la misma experiencia de juego que las entradas anteriores. Es más bonito, sin duda, pero el cambio a la nueva generación no se ha aprovechado para resolver los problemas mecánicos en la misma medida que los entornos específicos de los estadios.

El problema y, lamentablemente, la característica que define a ; NHL 15 es la eliminación de las características que en su día elevaron a ; NHL por encima de otras series deportivas. No vamos a enumerar las características y los modos en detalle (ya que muchos otros ya lo han hecho), pero es seguro decir que incluso los aficionados ocasionales se encontrarán rascándose la cabeza.

Con un nuevo motor y nuevas plataformas, es de esperar (pero no se justifica) que algunas características tengan que ser eliminadas o cambiadas (la posibilidad de practicar con cada jugador controlado por un usuario online, por ejemplo). Pero, ¿por qué eliminar la posibilidad de jugar como un equipo de la NHL’s afiliado a la AHL? Es sólo una pregunta, pero encierra el meollo de la cuestión: ¿la mayor inmersión de las pistas reales de la NHL ha descartado las filiales de la AHL, o es que los desarrolladores suponen que los jugadores no se molestarán?

Una de las respuestas parece un problema que debería haber sido previsto (y potencialmente resuelto) por un equipo de desarrollo tan experimentado; la otra, más preocupante, implica que EA Sports puede haber juzgado mal a su base de fans. Desde entonces, EA ha explicado que en los próximos meses se añadirán al juego algunas funciones, pero no todas (una prueba más de que el equipo ; tenía la intención de incluir las funciones que faltaban, pero simplemente se quedó sin tiempo).

Pero el hecho de que la declaración del estudio no ofrezca ninguna explicación real, o un intento de abordar la reacción demasiado predecible entre los fieles seguidores, complica aún más la cuestión. Adoptar la postura de que el juego está inacabado, pero que sigue valiendo la pena a pesar de ofrecer menos que el paquete del año pasado… bueno, eso seguramente atraerá duras críticas incluso sin ‘EA’ en la caja. Actuar como si no tuvieran que justificar esa postura sólo empeora las cosas.

Al final, nuestra sensación persistente sobre el juego y sus numerosos cambios es de confusión. Es posible que los fans hayan obtenido posiblemente ; más de lo que vale su dinero en los últimos años – en comparación con otros títulos de EA Sports – pero esperar una experiencia amplia cuando se invierte año a año es razonable. EA Sports ha sacado este título como una entrada completa en la serie simplemente parece extraño, dado lo mucho que le falta. Pero asumir que no tendrán que dar explicaciones es aún más extraño. Y cuando todo está dicho y hecho, nuestra mayor causa de preocupación para el futuro de la serie’.

No cabe duda de que los fans de la serie que esperen ver la mejora del hardware de los sistemas de nueva generación quedarán satisfechos. El aspecto visual y la nueva presentación constituyen el tipo de avance que se esperaba con el paso de una generación de consolas a la siguiente; pero se ha sacrificado mucho, demasiado, para hacerlo posible, y que siga estando a la altura de la franquicia.

Cualquiera que sea la razón que tenga EA Sports para lanzar un juego al que le faltan claramente características que no sólo eran aceptadas por la serie, sino utilizadas por los fans más devotos de la compañía, la experiencia general se ha resentido. ; NHL 15 sigue ofreciendo una jugabilidad de primera -realmente- junto con unos cuantos modos extra para hacer posible el juego online y el progreso de la carrera de un jugador’.

Más allá de eso, lo mejor es que los jugadores se queden con la edición del año pasado (o ; NHL 15 en las consolas de última generación, ya que es esencialmente la misma oferta).

NHL 15 ; ya está disponible en ;Xbox 360, Xbox One, PS3 y PS4. Nosotros lo jugamos en Xbox One.

Sigue a Andrew en Twitter @andrew_dyce.

Por Victor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *